América Latina y ‘Un Juguete, una ilusión’, un firme compromiso

América Latina y ‘Un Juguete, una ilusión’, un firme compromiso

Desde la primera edición de la Campaña se ha tenido muy presente a los niños de Latinoamérica. A través de diferentes ONGs hemos podido llegar a una población infantil que ve vulnerado su derecho al juego. Y las muestras de agradecimiento siempre se han hecho notar. Vamos a ver algunos ejemplos de entidades que nos han hecho llegar sus sensaciones y emociones a través de los juguetes. Aunque son cientos de ellas. Por ejemplo, desde Ecuador el Obispo de Loja aseguraba “Hemos podido dar a muchos, a miles de niños una felicidad que para nosotros puede ser pequeña, pero para un niño allá a 4 o 5 horas de camino, un niño que tal vez no lleguemos a conocer, puede ser la única felicidad que tenga en Navidad, un juguete… un juguete nuevo, igual al que recibieron sus vecinos, con lo cual también podrá jugar con sus amigos en la escuela, que le permitirá vivir otra vez su derecho a jugar… gracias por permitirnos ser otra vez niños”. Sala Cuna externa,el salvador

Desde Bolivia el Presidente de la Fundación Hombres Nuevos explicaba así la reacción de los niños que recibían los juguetes “Os cuento una anécdota que se repite mucho. Cuando le entregamos el juguete a una niña o un niño, al cogerle en sus manos salta de alegría diciendo es nuevo, es nuevo… Era la primera vez que tenía en sus manos un juguete nuevo. Y todos sabemos que el juego y el juguete para el niño es tan importante como comer o ir a la escuela”.

Desde Nicaragua la ONG Infancia sin Fronteras nos transmitía su agradecimiento a través de Sor María Pilar Vicente, que explicaba que en el reparto de juguetes “hemos visto desprenderse una sonrisa, un gesto de alegría e ilusión al abrazar un juguete y sentarse, como lo hizo ‘Jimmy’ un niño del centro especial Santa Catalina al sur de Quito, o los niños indígenas del Tepeyac que con sus rostros tímidos dudaban si ese juguete sería para ellos… queremos darles las gracias porque ustedes han sido ‘el rostro de Dios’ para muchas familias pobres”.

Queremos compartir con vosotros estas líneas de agradecimiento ya que cada uno de los colaboradores de la Campaña han hecho posible esos momentos. El esfuerzo de todos desde los que compran el bolígrafo solidario a los patrocinadores termina convirtiéndose en una sonrisa en algún lugar del mundo. Gracias por hacerlo posible.