Juguetes para todos

Juguetes para todos

“Un juguete, una ilusión” repartirá ilusión en forma de juguetes en 19 países durante los próximos meses. Cerca de 500.000 niños se beneficiarán de ellos en El Salvador, Nicaragua, Perú, Ecuador, Haití, Guatemala, Paraguay, Panamá, Honduras, Chile, Argelia, Benín, Marruecos, Jordania, Filipinas, Irak, Guinea-Bissau y Burkina Faso. También en España donde destinaremos parte de ellos para uso y disfrute de niños sin recursos, que asisten diariamente a centros infantiles que gestiona Cruz Roja en nuestro país.

Muñecas, balones, juegos de construcción… Son juguetes muy variados que una vez en su destino, los niños escogen en función de sus intereses. Uno de los más solicitados son las muñecas y no solo por las niñas, hay también muchos niños que disfrutan jugando con ellas porque son juguetes afectivos que les permite hacerles partícipes de sus propios sentimientos. Gracias a ellas les resulta más fácil expresarse. La campaña envía cada año cientos de muñecas porque con ellas los niños aprenden a cuidar de los demás y a ser solidarios y responsables. Los camiones son otro de los juguetes estrella. Al jugar con ellos los pequeños se identifican con los adultos, e imaginan que son conductores de verdad con profesiones reales como pueden ser policía o piloto de carreras. Además de juguetes unipersonales, la campaña dota a hospitales, orfanatos y numerosas escuelas, de diversos juegos que sirven para desarrollar la imaginación de los niños, entretenerse y ayudarles a desarrollar un sinfín de habilidades. Entre ellos suelen destacar los puzzles, juegos de construcción o cubos y rastrillos que aparte de educar, son muy beneficiosos para niños nerviosos, pues generalmente tienen un efecto tranquilizador sobre ellos. Nunca faltan en los envíos, porque dedicar un ratito a este tipo de juegos les ayuda a concentrarse, compartir y serenarse.

La mayoría de los juguetes de la campaña permiten al niño identificarse de una manera sencilla con el mundo real que les rodea. Se trata en definitiva de juguetes que cobran vida gracias a la imaginación del niño, lo que supone grandes beneficios para ellos. Ya estamos de lleno cargando los contenedores rumbo a esos destinos, donde muy pronto nuestros juguetes se convertirán en el bien más preciado de los pequeños.