Miles de niños guatemaltecos ya disfrutan de su juguete

Miles de niños guatemaltecos ya disfrutan de su juguete

En todos estos años de campaña hemos beneficiado con nuestros juguetes a niños sin recursos de numerosos países cuya población vive en un umbral de pobreza extrema que hace que la mayoría de las familias no puedan permitirse comprar un juguete. Uno de ellos es Guatemala donde la situación afecta a más de 3 millones de niños que crecen sin la oportunidad de aprender jugando y privados de todos los beneficios que aporta el juego.

Por suerte ya muchos de ellos lo están descubriendo. Nuestra campaña ha irrumpido en sus vidas poniendo a su alcance ese juguete tan imprescindible en la infancia.

Por poneros un ejemplo solo en nuestra pasada edición enviamos cerca de 22.000 juguetes a Guatemala a través de 6 entidades entre las que se encuentra SED, Hijas de la Caridad, Plan España, Esclavas de María, Asociación Coni o Fe y Alegría. Esta última se encargó de repartir un total de 1.366 juguetes que fueron entregados en diferentes localidades del país como El Cimarrón, Los Tablones y Plan del Morro, tres aldeas ubicadas en el municipio de San Jorge del departamento de Zacapa entre otras muchas. Así cada año entre todas las ONG con las que colaboramos cubrimos los diferentes proyectos que las entidades llevan a cabo en distintos rincones beneficiando con nuestras donaciones a menores de todo el país.

Trabajamos codo con codo con todas ellas para llegar al mayor número de niños que nos sea posible y garantizarles su derecho al juego porque jugar no es un simple entretenimiento, sino una actividad que permite al niño desarrollar diferentes capacidades, físicas, sensoriales, mentales y afectivas. El juego le abre espacios para desarrollar su creatividad, estimula su imaginación y le genera hábitos de cooperación. También ayuda al niño a desarrollar su personalidad ya que los juguetes le sirven para saciar su curiosidad, su necesidad de explorar, de imaginar, estimular el interés y el aprendizaje de los distintos roles sociales. Al jugar el niño se divierte y además aprende. Hagamos entre todos que ningún niño viva privado de jugar porque está demostrado que nada enciende más la mente de un niño.