Nuestros juguetes ayudan a olvidar los desastres vividos a muchos niños

Nuestros juguetes ayudan a olvidar los desastres vividos a muchos niños

ENTREGA LIBANO.Padre angel con niño discapacitadoTras tres ediciones enviando juguetes a países de África y América Latina, la campaña “Un juguete, una ilusión” se extiende en su IV edición al continente asiático. El primer país al que llegamos fue Pakistán de la mano de los equipos de Al filo de lo imposible y la Asociación Sarabastall, quienes impulsan una iniciativa de desarrollo educativo, sanitario y agrícola en la aldea de Husbé, localidad situada en el corazón de Karakorum.

Años más tarde, con la colaboración de Mensajeros de la Paz aterrizamos en el Líbano y en Irak, donde nuestros juguetes han ayudado a sobrellevar los horrores sufridos por la guerra a miles de niños. Esta asociación presidida por el Padre Ángel se encarga también desde 2007 de repartir nuestros juguetes en Jordania, país donde desarrollan una importante labor humanitaria, social y asistencial tanto para los niños jordanos en situación de necesidad, como otros grupos nacionales refugiados o asilados en Jordania, principalmente iraquíes, palestinos y sirios.

En la VIII edición se sumó también Timor Oriental a nuestros destinos asiáticos, otro país marcado por una guerra de independencia donde los niños fueron reclutados como soldados hasta 2002. A día de hoy siguen existiendo graves problemas relacionados con la infancia, entre ellos la educación. La formación de los profesores es insuficiente y las escuelas carecen de materiales. Hasta allí nuestros envíos llegan con la colaboración de Plan España y la Obra Salesiana para disfrute de muchos niños necesitadPadre%20angel%20bagdad%20un%20juguete%20bjos que ambas asociaciones atienden en varios colegios del país. Los Salesianos de Don Bosco trabajan allí desde 1946 participando en la educación de los jóvenes a través de escuelas técnicas profesionales, y una amplia red de escuelas rurales que tienen en los distritos del Este: Baucau, Venilale, Fatumaca, Lospalos, Laga, Quelicai y Baguia.

Nuestra presencia en Asia lo completa Irán donde enviamos juguetes por primera vez en la novena edición a una escuela técnica para niños en Karaj que atiende la ONG Naragui Charity Foundation.

“Un juguete, una ilusión” juega un papel primordial en todos estos destinos, pues son países donde muchos niños han vivido la guerra o han sido víctimas de desastres naturales y están necesitados de muchas cosas como educación, medicamentos, justicia,… pero también de juguetes porque como niños que son, tienen derecho a reír y a divertirse, dos aspectos fundamentales de la infancia que conseguimos hacer realidad en millones de niños gracias a vuestra colaboración.