Fiel compromiso con la infancia en Marruecos

Fiel compromiso con la infancia en Marruecos

Un Juguete, una Ilusión, se desplazará mañana hasta Marruecos para entregar juguetes y realizar una programación especial desde allí.

Por ello, los próximos sábado 2 y domingo 3 de noviembre, RNE invitará a sus oyentes a acompañar a Pepa Fernández en  “No es un día cualquiera”, programa que será íntegramente trasmitido desde la ciudad de Tánger, y que buscará trasladar la emoción y la ilusión de los niños al recibir nuevos juguetes.

Instalados en el complejo Social Assadaka en la ciudad del norte de Marruecos, el emblemático programa reflejará lo vivido junto al equipo de Campaña durante su actividad en el país.

La campaña ha mantenido siempre un fuerte compromiso con la infancia de este país, de hecho en los siete años que llevamos enviando juguetes hemos distribuido más de 130.000 juguetes unipersonales, equipado cincuenta ludotecas completas y realizado veintiséis reposiciones de estos centros infantiles. Los de este viaje irán destinados a proyectos educativos infantiles en Larache gestionados por las Hijas de la caridad de San Vicente de Paul y Hermanas Franciscanas.

La primera parada para entregar juguetes unipersonales y materiales para la ludoteca será el jueves, 31 de octubre, en el propio Complejo Social Assadaka en el desfavorecido barrio de Bendiban de Tánger. Centro que acoge en régimen de internado a niños en situación de abandono y presta asistencia y apoyo escolar a más de 300 niños del barrio, además de desarrollar actividades en talleres para el desarrollo de la mujer.

Al día siguiente en Larache, población ubicada al noroeste del país, la campaña visitará el Hospital Media Luna Roja donde las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul gestionan el funcionamiento de una escuela para más de 200 niños de diferentes edades y de familias en riesgo de exclusión. En este mismo centro, también se presta atención a mujeres y familias.

A continuación visitarán otro centro gestionado por las Hermanas Franciscanas. Estas instalaciones están especialmente pensadas para niños desprotegidos y aquellos que son entregados en tutela infantil por sus propias madres mientras ellas trabajan.

En ambos centros se entregarán juguetes unipersonales y material para las ludotecas.

Con el objetivo final de facilitar que el niño pueda crecer con un juguete desde la convicción de que el juego es también una herramienta de formación, estas acciones consolidan el compromiso de la Campaña Un Juguete, Una Ilusión con la infancia en Marruecos. Además subraya la estrecha colaboración establecida con diferentes ONGs, quienes se encargan de distribuir los juguetes unipersonales y aquellos que van destinados a ludotecas en puntos de todo el país.

Con este planteamiento, a lo largo del año, la Campaña ha trabajado en Marruecos con doce ONGs: Al Birr Al Wa Ishane, centrada en atender las necesidades de la población más desfavorecida de la ciudad de Tetuán; las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, que realizan su obra en Tetuán, Larache, Ksar el Kebir, Alhoucemas y Driuch a través de la gestión de guarderías, escuelas, centros asistenciales, comedores y residencias para mayores; la Asociación para la Integración del Menor Paideia, institución fundada en España y con centros modelo de acogida de menores en Tánger y Marrakech; Proyecto Solidario, organización española que atiende centros escolares para niños de hasta trece años; Asociación Taddart, que colabora con escuelas, comedores y todo tipo de centros sociales de la provincia de Tiznit; Jairiyas de Tánger, colaborador local que identifica necesidades en la ciudad y alrededores; Asociación Hanan, especializada en el cuidado de niños discapacitados con Síndrome Down y otras patologías; Hospitales Casablanca, ONG que instala zonas de juego en hospitales públicos infantiles y en centros especializados para niños con diversas dolencias crónicas; las Hermanas Franciscanas, cuyos centros en Tánger y Larache se centran en la integración de los niños en riesgo de exclusión y con minusvalías; la Fundación Abdelkader Sedraoui, dedicada a la formación de jóvenes para su integración social y que atiende a los más pequeños en su centro de Tetuán mientras sus madres reciben formación; Aldeas Infantiles, con sus centros para niños huérfanos en Agadir; y Entraide Nationale, organización estatal del Gobierno de Marruecos que se ocupa de coordinar asuntos sociales y de cooperación en el país.