Jugar es un derecho y una necesidad

Jugar es un derecho y una necesidad

Nuestra iniciativa nació hace dieciocho años con un fiel compromiso: garantizar su derecho fundamental a jugar a todos los niños del mundo. Con ese objetivo trabajamos cada edición con el mayor mimo posible poniendo en marcha distintas iniciativas, así como promocionando un producto solidario que nos permita recaudar fondos para fabricar juguetes nuevos y poder entregárselos a niños que carecen de ellos. De esta manera cada año cumplimos el sueño de cientos de menores sin recursos regalándoles el primer juguete de su vida.

Poco a poco con los años hemos ido sumando destinos. Actualmente tenemos presencia en 48 países de África, Asia, América Latina y Europa. En cada uno de ellos gracias a nuestras donaciones hemos puesto al alcance de miles de niños herramientas con las que compartir momentos de ocio y aprender porque jugar no es solo algo lúdico, es también una valiosa experiencia de aprendizaje. De ahí que sea tan necesario en la infancia. Jugar de niños implica una preparación para la vida adulta. El juego es parte esencial del crecimiento de cada niño ya que a través de los juegos los niños elaboran sus vivencias emocionales y practican distintos roles sociales que tendrán que desarrollar en su etapa como adultos.

Desde el 20 de noviembre de 1959, momento en que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprueba la Declaración de los Derechos del Niño está reconocido como un derecho fundamental. Sin embargo es un derecho olvidado y nuestra misión es concienciar con nuestra iniciativa sobre la importancia que tiene el juego para los niños, y recordar a toda la sociedad que es un derecho que muchos niños pierden con el fin de devolvérselo al mayor número posible cada año.