La realidad de los países donde enviamos juguetes

La realidad de los países donde enviamos juguetes

La Campaña envía juguetes a países en vías de desarrollo, algunos en el continente africano donde más de trescientos millones de personas viven con menos de un dólar al día. Estos envíos se hacen a través de ONG que ya trabajan en el terreno, en áreas como la sanidad y la educación. 

A lo largo de estos 15 años hemos repartido juguetes en 19 países africanos: Argelia, Marruecos, Benin, Burkina Faso, Zimbabwe, Kenia, Etiopía, El Congo, Togo, Mozambique, Angola, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Malawi, Níger, Costa de Marfil, Chad, Senegal y Ghana.

La realidad africana varía mucho de un país a otro. Por ejemplo, Marruecos es un país en transición, desde el tercer mundo a un país desarrollado, aunque todavía menos de la mitad de la población rural tiene acceso a la educación. En cambio Angola se encuentra entre los países más pobres del mundo con un 70% de personas sin recursos. 

Aunque la pobreza es generalizada, encontramos datos positivos en países como Burkina Faso, donde el 90,7% de la población está alfabetizada, Kenia con un 85,1% o Zimbabwe, con un 90,7%. Pero África es un continente de contrastes, y en otros países, como en Benin, no se da importancia a la educación de los niños, allí sólo estudia el 33%, y peor es la situación en Togo, donde sólo acude al colegio un 20% de los menores.

Los juguetes que enviamos motivan a los niños a ir al colegio, refuerzan su autoestima y les ayudan en el desarrollo psicomotor.